La expedición Gنardianes de la Fe ya se va de Irak

Será difícil dejar esta tierra. Son ya 23 días, más de 30 entrevistas, 70 horas de grabación, muchas clases de castellano, cientos de historias, horas y horas con sacerdotes, militares, monjas, obispos, ministros, familias…

Continúa leyendo La expedición Gنardianes de la Fe ya se va de Irak

“Si Dios ha perdonado mis pecados, como no voy a perdonar yo a Estado Islámico”

Ayer estuvimos con la familia de Maryam (Qaraqosh). El padre es veterinario, la madre ingeniero agrónomo. El 6 de agosto de 2014 lo perdieron todo. Explica la madre que desde ese día su vida ha cambiado radicalmente. El padre nos dice que ahora está mucho más cerca de Dios. Nos quedamos con esta frase de su hija mayor, Maryam (11 años): “Si Dios ha perdonado mis pecados, como no voy a perdonar yo a Estado Islámico”.

Alqosh, la última ciudad cristiana

La llanura de Nínive ha caído en manos de Estado Islámico, las principales ciudades cristianas están bajo su control, pero queda una ciudad en la que todavía repican las campanas de la iglesia, una ciudad donde la vida de fe continúa, una ciudad donde los cristianos todavía pueden rezar.

Continúa leyendo Alqosh, la última ciudad cristiana

“Esta es nuestra iglesia, ¿cómo vamos a dejarla en manos de estos demonios?” Luqman

(Foto: Javi Carreras)

Cuando todos huían de lo que parecía una muerte segura, Luqman Duna y unos pocos hombres más decidieron quedarse. Eran los guardias de la ciudad de Bartela, civiles cristianos dedicados a la protección de la ciudad y sus templos.

Continúa leyendo “Esta es nuestra iglesia, ¿cómo vamos a dejarla en manos de estos demonios?” Luqman

“Estado Islámico me arrancó a mi hija de 3 años de los brazos. Les perdono” Aida

Foto: Javi Carreras

(Foto: Javi Carreras)

Ayer estuvimos con Aida, una mujer de Qaraqosh. El día 6 de agosto de 2014 la mayor parte de la gente que allí vivía huyó ante la inminente llegada del Daesh y los continuos ataques a sus casas. Su familia huyó a Erbil y ella se quedó con su marido y su hija Cristina atrapada dos semanas en su ciudad natal a la espera de que la situación mejorase.

Continúa leyendo “Estado Islámico me arrancó a mi hija de 3 años de los brazos. Les perdono” Aida

“Mientras quede una sola familia cristiana en Irak aquí estaremos” Sor Suhama

Nos desplazamos a Ozal city, que traducido quiere decir ciudad de la Nada. Sus 900 familias cristianas han preferido llamarle Hope city, ciudad de la Esperanza. Al frente están dos monjas dominicas que ríen, sonríen y sostienen con su firmeza a todo el campamento.

Continúa leyendo “Mientras quede una sola familia cristiana en Irak aquí estaremos” Sor Suhama

“Estado Islámico ya está en vuestras casas”

Ayer estuvimos con el obispo siro-católico de Qaraqosh, Petros Mouche, estaba muy contento por la respuesta de su diócesis, que se encuentra a día de hoy totalmente desplazada, ya no queda nadie en su ciudad. Dice que se están moviendo mucho para conseguir caravanas que puedan utilizar a modo de capillas. Estaba convencido de que el Daesh no entraría en su ciudad, no fue así. No le tembló el pulso al decirnos: “Estado Islámico ya está en vuestras casas“.

“En Irak la Fe es más importante que la vida” Mons. Yousif Thomas

Nos acercamos a Kirkuk, territorio iraquí ocupado por los Peshmerga. Nos han alertado de la peligrosidad del lugar, nada de caminar por la calle, hay que ir en coche hasta donde hemos quedado con el arzobispo de los caldeos de Kirkuk, Monseñor Yousif Thomas Mirkis. Los atentados son frecuentes y el Daesh está muy cerca, en la ciudad hay varias células.

Continúa leyendo “En Irak la Fe es más importante que la vida” Mons. Yousif Thomas

“No tengo miedo del ISIS”

Ayer estuvimos con la hermana Sanaa Hana, Superiora General de las Hijas del Sagrado Corazón. El día 10 de junio de 2014 Estado Islámico entró en Mosul, donde tenían 3 casas. Estando Mosul tomado por Estado Islámico entró hasta 3 veces con el hábito puesto para vaciar sus casas y recuperar todos los archivos y objetos sagrados. Se le ponen los pelos de punta cuando recuerda el silencio que había en las calles de la ciudad. Fueron sus vecinos quienes les echaron de casa. Nos ha dicho: “No tengo miedo del ISIS, Dios nunca nos ha abandonado“.